miércoles, 8 de octubre de 2014

"nada nuevo, como siempre, aquí"




"Esta noche, por lo que a mí
respecta, bien podría saltar
el mundo en mil pedazos.
Por qué no. Y nosotros con él."

Karmelo CIribarren


Mi vida se altera con las estaciones.
es ese perro que corre tras los pájaros
y que miramos con gracia
hasta que en algún momento atrapa y descuartiza al ave
mientras se dibuja el horror a la naturaleza en nuestra cara.

Papá decía que siempre debemos encerrarnos en la rutina
porque si no nos volvemos locos.
Pero yo siempre he sido claustrofóbica
y de lo de loca ya ni hablemos.

A mi la rutina se me cala en los huesos
cuando los niños recogen castañas.
Me hace tragar y llorar letras todo el invierno
sentada en el balcón esperando que nieve
para poder derretirme a gusto.

A mi la falta de rutina se me ancla a los huesos
cuando los niños juegan y algunos hasta se ahogan
en los charcos que ha dejado mi deshielo.
Me hace nadar a contracorriente entre cerveza y lluvias saladas
sentada en el balcón en pleno agosto
esperando a una nieve
que esté dispuesta a dejarse abrazar en su caída.

3 comentarios:

  1. Papá también me repitió eso pero la nieve tampoco se dejó abrazar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Escupe.