miércoles, 26 de marzo de 2014

la felicidad es una puta preciosa.

Hoy la he visto.
Sigue con esa manía
de hacer brillar todo lo que tiene alrededor.

La he visto y he querido esconderme
para poder mirarla sin normas,
pero se ha girado
me ha sonreído
y te juro que por un momento
ha vuelto a cegarme como lo hacía antes,
he sabido
que viviría toda la vida en la oscuridad
si es ella la que me tapa los ojos.

He querido decirle que está más guapa,
que le haría el amor
y le follaría
(porque sólo una de las dos cosas se le queda corta)
aún sabiendo que su letra pequeña
la obliga a abandonar
cada vez que te enamoras.

Y no hablo por mí,
hablo por cualquiera.

Hablo por todos a los que ha acariciado hasta gastarlos,
a los que ha convertido en preciosa porcelana
para lanzarlos desde el séptimo cielo.
Hablo por los que se han dado alcohol
y al alcohol
para curar las heridas que ya no les lame,
lo que se han dado a las musas
porque cualquiera se cree poeta si escribe sobre ti,
y lo entiendo.
Hablo por todos los que pensaron que la vida se acababa en el éxtasis de sus labios
sin saber que en realidad
empezaba en el pozo de su despedida.

Grito porque te crees dios
pero ni dios sabe sonreír de esa manera.
Porque la vida se divide en
antes y después
de ti.
El antes de ti, con la estúpida felicidad de la indiferencia,
y en el después,
que se basa en buscarte en habitaciones
llenas de recuerdos,
en levantarse y hacerte el desayuno
por si vuelves a por tus bragas,
en llamarte hija de puta
y besar tu foto.

Vivo
alimentando la esperanza de que vuelvas
alimentándome de ti cada vez que decides volver
y vomitando tus memorias cuando te vas al día siguiente
porque sin ti
cualquier depresión pasada fue mejor.

Vivo escondiéndome cada vez que apareces
porque a veces
mirarte también se parece al paraíso

y pensando en que algún día
volverás para quedarte,
convenciéndome de que la vida reparte
porque
a fin de cuentas
eran veinte poemas de amor
y solo una canción desesperada.


10 comentarios:

  1. Ay, muchas gracias por pasarte. He echado una ojeada a tu blog y me ha encantado. Un placer!

    ResponderEliminar
  2. No he podido evitar pasarme por tu blog al ver tu comentario en el mío. Y ya veo que no soy solo yo la que juega a doler o juega con el dolor dependiendo de las circunstancias. Sólo me he leído este poema y ya me encanta cómo escribes. Eso de:
    "Porque la vida se divide en
    antes y después
    de ti."
    No puedes haber dicho verdad más verdadera (valga la redundancia) en tres versos clarísimos.
    Te has ganado una seguidora más, porque estoy segura de que tienes que tener más joyas como esta que compartes.
    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que disfrutaras leyendo el resto. Muchas gracias por jugar a hacerme sonreír.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  3. Acabo de ver tu follow en twitter y juraría que nunca algo así hubiera dado para algo como esto. Quiero decir, escribes de lujo. Un placer encontrarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Twitter son los garabatos de los que salen estas cosas... Muchísimas gracias :)

      Eliminar
  4. Es lo más sincero que he leído hoy, y he leído muchas cosas, pero no las suficientes como para enfrentarme a una lección consonante y pura de poesía. Si sientes igual que escribes, tú corazón un día estallará, no por el sentimiento en sí mismo, sino porque no cabrás en tan angosto espacio de tiempo y alma, no cabrás en ti misma, y eso, joven poetiza, solo lo consiguen las personas grandes, las que saben hacerte temblar sin ni siquiera rozarte. Y como decía Benedetti, eso sí que es admirable. Chapeau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo piropazo más bonito. El corazón de momento aguanta, seguramente gracias a desahogarse en las poesías...
      ¡Un beso muy enorme!

      Eliminar
  5. ¿¿¿Cuándo vas a volver a escribir???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Escupe.